PSICOLOGIA

"La Psicología es un viaje,recorrido y hospedaje constante a las entrañas del ser, donde las valijas tienen un papel preponderante, ya que ahí, se encuentran las herramientas de la Psicología".César S. Gómez Sánchez.

CIENCIA

"Una Ciencia puede perder su validez, cuando los individuos que la representan carecen de conocimientos y estan subordinados a un saber, se estereotipa y se eliminan los caracteres científicos". F. Nietzsche.

PSICOANALISIS

"Es que a una nueva verdad, no es posible contentarse con darle su lugar, pues de lo que se trata, es de tomar nuestro lugar en ella". Jacques Lacan.

FILOSOFIA

"Un Pueblo que no conoce su Historia, esta condenado irremediablemente a repetirla". Marco Tulio.

LITERATURA

"Erotismo y poesía: El primero es una metáfora de la sexualidad; la segunda, una erotización del lenguaje". Octavio Paz.

jueves, 30 de julio de 2015

V. Filosofía aquí y ahora: Capítulo 1: "Dios y Los Derechos Humanos"



Programa: Filosofía Aquí y Ahora.
Conductor: José Pablo Feinmann
Temporada: 5
Capítulo: 1
Tematica: "Dios y Los Derechos Humanos"

Sub Temas:

5A. ¿Qué Son Los Derechos Humanos?
5B. La Declaración Universal.
5C. La Edad Media y el Poder Pastoral.
5D. La Promesa del Reino de los Cielos.


José Pablo Feinmann despliega las propuestas de los grandes pensadores de todos los tiempos y presenta sus escritos esenciales para pensar la historia del mundo y de la actualidad desde un marco filosófico. El tipo de exposición, el uso de un lenguaje claro y un formato televisivo que ayuda a afianzar los conceptos e ideas más importantes proponen un abordaje didáctico y abierto, desde la particular mirada de este escritor, filósofo y guionista. En esta nueva temporada, Feinmann se detiene sobre la construcción de pensamiento en relación a los derechos humanos y la identidad.





Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa: 
Móvil y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

miércoles, 29 de julio de 2015

Michel Foucault: "El Poder, Una Bestia Magnífica". PDF




"El Poder, Una Bestia Magnífica" 
Sobre El Poder, La Prisión y La Vida. 
Michel Foucault.



¿En qué sentido el poder es una bestia magnífica? Michel Foucault no lo piensa como un monstruo frío o un leviatán, a la manera de Nietzsche o Hobbes, sino como un conjunto de dispositivos que hay que analizar para ver cómo funcionan, qué producen, cuáles son sus discursos y sus prácticas. Ahora bien, ¿cuándo y por qué Foucault empieza a interesarse en el poder? A través de entrevistas, conferencias e intervenciones en su mayor parte inéditas o inaccesibles en español, este volumen esclarece las circunstancias políticas y las preocupaciones personales que están en el origen de los libros y de los cursos del autor, y permite situarlos en el marco de una elaboración teórica en constante mutación. En estos escritos sólo en apariencia “laterales”, Foucault relaciona con claridad de síntesis los saberes y las luchas: así, por ejemplo, revisa la función de la policía, las interpretaciones del terrorismo y de la violencia política, la dinámica de los nacionalismos, la medicalización de la sociedad, la situación de las instituciones penitenciarias. De estos textos surge un Foucault muchas veces coloquial, que articula sus ideas en el cruce entre la erudición y esa cotidianidad que se desprende de los programas televisivos, de la lectura de los diarios o de los sucesos puntuales en los que ha decidido intervenir. El criterio de selección de los textos aquí reunidos incorpora los nuevos horizontes de lectura abiertos por los trabajos de Foucault recientemente publicados. En este sentido, el presente volumen busca funcionar como un puente entre sus cursos y sus libros, así como entre sus investigaciones y la actualidad. El poder, una bestia magnífica inicia una serie abierta, que contribuirá sin duda a una mejor comprensión del pensamiento foucaultiano.


Descargar Aquí!!!!!



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 




Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

Foucault: "La Prisión Crea y Mantiene Una Sociedad de Delincuentes" (Entrevista) 1975



"Foucault: La Prisión Crea y Mantiene una Sociedad de Delincuentes" 
Entrevista con 
Ferdinando Scianna, 1975.



¿Por que la prisión, profesor? 

-Tenemos vergüenza de nuestras prisiones. Esos enormes edificios que separan dos mundos de hombres, que se construían antaño con orgullo, a punto tal que a menudo se los ubicaba en el centro de las ciudades, hoy nos molestan. Las polémicas que se desatan regularmente a su respecto, y hace poco a causa de numerosos motines, dan claro testimonio de ese sentimiento. Polémicas, molestia y falta de amor que, ademáis, acompañaron las prisiones desde que estas se consolidaron como pena universal, digamos alrededor de 1820. Y sin embargo, esta institución ha resistido ciento cincuenta años. Es un hecho bastante extraordinario. ¿Como, fue Ia pregunta que me hice, una estructura a Ia que tanto se ha censurado ha podido resistir tan largo tiempo?

¿Como nacen las prisiones? 

-Al principio, yo creía que Ia culpa recaía por entero en Beccaria, los reformadores y, en suma, Ia Ilustración. Después, al observar las cosas con mas detenimiento, me di cuenta de que no había nada de eso. Los reformadores, y en particular Beccaria, que se rebelaban contra Ia tortura y los excesos punitivos del despotismo monárquico, no proponían en modo alguno Ia prisión como alternativa. Sus proyectos, en especial los de Beccaria, se basaban en una nueva economía penal que tendía a ajustar las penas a Ia naturaleza de cada delito: así, Ia pena de muerte para los asesinatos, Ia confiscación de bienes para los ladrones y, desde luego, Ia prisión, pero para los delitos contra Ia libertad. Lo que se erigió, en cambio, fue Ia prisión como pena similar para todos y universal, con Ia salvedad exclusiva de una gradación en Ia duración. Si las cosas sucedieron así, no fue pues a causa de las polémicas de los reformadores; Beccaria no quería sustituir los suplicios y las torturas por Ia prisión. 

 – ¿Porque, entonces, el paso del suplicio a la prisión? 

-Hasta el siglo XVIII, con el absolutismo monárquico, el suplicio no cumplía el papel de reparación moral; tenía mas bien el sentido de una ceremonia política. El delito, en cuanto tal, debía considerarse como un desafió a Ia soberanía del monarca; trastornaba el orden de su poder sobre los individuos y las cosas. El suplicio publico, largo, aterrador, tenía Ia finalidad precisa de reconstruir esa soberanía; su carácter espectacular servía para hacer participar al pueblo en el reconocimiento de esta, y su ejemplaridad y sus excesos, para definir su extensión infinita. El poder del príncipe era excesivo por naturaleza. Los reformadores, con su proyecto de nueva economía penal, se inscribían en el rumbo de una sociedad en plena transformación. La propuesta de Beccaria era una especie de ley del talión, pero no por eso dejaba de ser una ley, valida para todos, razón por Ia cual se sustraía a Ia arbitrariedad de Ia voluntad del príncipe. La proporcionalidad de las penas en función de los delitos reflejaba y todavía refleja Ia nueva ideología capitalista de Ia sociedad: para un trabajo, un salario proporcional; para unos delitos, unas penas proporcionales. Este principio persiste en Ia duración variada de las penas de detención, pero lo contradice Ia privación de Ia libertad como castigo único. 

¿Como fue entonces que se impuso la forma punitiva ? 

-Las explicaciones que se han dado hasta nuestros días se relacionan en esencia con las modificaciones económicas de Ia sociedad. En Ia época de los príncipes, en una sociedad de tipo feudal, el valor de mercado del individuo como mano de obra era mínimo, y Ia vida misma, a causa de las violentas epidemias, Ia gran mortalidad infantil, etc., no tenia en absoluto el mismo precio que en los siglos siguientes. Comoquiera que sea, Ia finalidad del castigo no era Ia muerte; al contrario, el arte del suplicio consistía en demorar Ia muerte al máximo en una “exquisita agonía”, como dice uno de sus teóricos.

En ese sentido, el momento del cambio cualitativo, en Ia filosofía del castigo, fue Ia guillotina. Hoy suele hablarse de ella como un vestigio de barbarie medieval. No es asi; en su época, Ia guillotina fue una ingeniosa maquinita que transformo el suplicio en ejecución capital, efectuada a Ia velocidad del rayo, de una manera casi abstracta, verdadero grado cero del sufrimiento. Se sigue convocando al pueblo para que asista al ritual teatral de Ia pena, pero solo con el objeto de ratificar Ia conclusión y no para que participe en ella. Con Ia nueva estructura económica de Ia sociedad, Ia burguesía necesita organizar su llegada al poder por medio de una nueva tecnología penal mucho mas eficaz que Ia anterior.

-Mas suave, de todas maneras.

-La “suavidad” de las penas no tiene nada que ver con Ia eficacia del sistema penal. Hay que sacarse de encima Ia ilusión de que Ia atribución de las penas se hace con el objetivo de reprimir los delitos: las medidas punitivas no solo tienen el papel negativo de represión, sino también el papel “positivo” de legitimación del poder que dicta las reglas. Puede incluso afirmarse que Ia definición de las “infracciones a Ia ley” sirve justamente de fundamento al mecanismo punitivo. Con los príncipes, el suplicio legitimaba el poder absoluto, y su “atrocidad” se desplegaba sobre los cuerpos, porque el cuerpo era Ia única riqueza accesible. El correccional, el hospital, Ia prisión, los trabajos forzados, nacen con Ia economía mercantil y evolucionan con ella. El exceso ya no es necesario: todo lo contrario. El objetivo es Ia mayor economía del sistema penal. Ese es el sentido de su “humanidad”. En efecto, lo verdaderamente importante en Ia nueva realidad social no es Ia ejemplaridad de Ia pena, sino su eficacia. Por eso el mecanismo utilizado consiste menos en castigar que en vigilar. 

-Pero ¿la vigilancia no estaba excluida de la tradición penal hasta el siglo XIX? 

-Sí. También puede afirmarse que, a pesar del rigor del sistema, bajo Ia monarquía el control de Ia sociedad era mucho mas débil, mas grandes las mallas a través de las cuales pasaban las mil y una ilegalidades populares. A menudo las condenas quedaban sin mañana, el uso las bacía dejar de lado. El contrabando, el pastoreo abusivo, Ia recogida de leña en tierras del rey, aunque amenazados con penas terribles, en realidad no daban prácticamente nunca Iugar a un proceso. En cierto modo, entraban en el juego del sistema como siguen entrando en algunas realidades económicas y sociales particularmente atrasadas. 

-Lauro decía que en Napoles el contrabando es la Fiat del sur.

-Exactamente. Pero a fines del siglo XVIII, Ia burguesía, con las nuevas exigencias de Ia sociedad industrial, con una mayor subdivisión de Ia propiedad, ya no puede tolerar las ilegalidades populares. Busca nuevos métodos de coacción del individuo, de control, de encuadramiento y de vigilancia. Los reformadores de Ia Ilustración proponían una nueva economía penal, no Ia nueva tecnología que se necesitaba. 

-¿En que tradición se hunden las raíces culturales de la prisión ? 

-La forma prisión nace mucho antes de su introducción en el sistema penal. La encontramos en estado embrionario en toda Ia ciencia del cuerpo, de su “corrección”, de su aprendizaje, que se adquiría en las fabricas, las escuelas, los hospitales, los cuarteles. “Pero respiran”, comentaba con irritación el gran duque Miguel cuando asistía a un desfile militar. El nuevo ideal del poder pasa a ser Ia “ciudad apestada”, que es también Ia ciudad punitiva. Donde hay peste, hay cuarentena todo el mundo esta controlado, catalogado, encerrado, sometido a la regla. Para defender la vida y la seguridad de la colectividad, se otorga el derecho de matar a cualquiera que circule sin autorización, salvo algunos grupos de ínfima importancia, los individuos descritos por Manzoni, aquellos a quienes se asignan las tareas mas innobles, como el transporte de los cadáveres de los apestados. Bentham proporciona en 1791 la estructura arquitectónica de esta exigencia tecnológica, con su Panóptico. 

-¿Que es el Panoptico ?

-Es un proyecto de construcción con una torre central que vigila toda una serie de celdas dispuestas en forma circular, a contraluz, en las cuales se encierra a los individuos. Desde el centro uno controla todas las cosas y todos los movimientos sin ser visto. El poder desaparece, ya no se representa, pero existe; incluso se diluye en la infinita multiplicidad de su mirada única. Las prisiones modernas, y basta muchas de las mas recientes, calificadas de “modelo”, se basan en ese principio. Pero con su Panóptico Bentham no pensaba de manera específica en la prisión; su modelo podía utilizarse -y se utilizó- para cualquier estructura de la nueva sociedad. La policía, invención francesa que fascinó al punto a todos los gobiernos europeos, es la hermana gemela del Panóptico. La fiscalidad moderna, los asilos psiquiátricos, los ficheros, los circuitos de televisión y tantas otras tecnologías que nos rodean son su aplicación concreta. Nuestra sociedad es mucho mas benthamiana que beccariana. Los lugares en los cuales existió la tradición de conocimientos que llevaron a la prisión muestran por que esta se asemeja a los cuarteles, los hospitales y las escuelas, y porque estos se asemejan a las prisiones. 

-Pero la prisión fue criticada desde el principio. Se la definió como un fracaso penal, una fabrica de delincuentes. 

-Lo cual, empero, no sirvió para destruirla. Después de un siglo y medio sigue en pie. Pero, por lo demás, ¿es de veras un fracaso? ¿No sera mas bien un éxito, y justamente por las mismas razones por las cuales se Ia acusa de fracasar? En realidad, Ia prisión es un éxito. 

-¿Que éxito ?

–La prisión crea y mantiene una sociedad de delincuentes, el medio, con sus reglas, su solidaridad, su marca moral de infamia. La existencia de esta minoría delictiva, lejos de ser Ia medida manifiesta de un fracaso, es muy importante para Ia estructura del poder de Ia clase dominante. 

Su primera función es Ia de descalificar todos los actos ilegales que se agrupan bajo una común infamia moral. Antes no era así: en realidad, un buen numero de los actos ilegales cometidos por el pueblo se toleraba. Ahora eso ya no es posible: el delincuente, fruto de Ia estructura penal, es ante todo un criminal como cualquiera que infringe Ia ley, por Ia razón que sea. A continuación se crea una estructura intermedia de Ia que se vale Ia clase dominante para perpetrar sus ilegalidades: Ia constituyen, justamente, los delincuentes. El ejemplo mas patente es el de Ia explotación del sexo. Por un lado hay prohibiciones, escándalos y represiones en torno de Ia vida sexual; esto permite transformar Ia necesidad en “mercancía” sexual difícil y cara, y luego se Ia explota. Ninguna gran industria de ningún gran país industrializado puede rivalizar con Ia enorme rentabilidad del mercado de Ia prostitución. Esto es valido para el alcohol en Ia época de Ia prohibición; hoy, para Ia droga (véase el convenio turco-norteamericano para el cultivo de Ia adormidera) , para el contrabando de tabaco, de armas … 

-¿Como se mantiene la vinculación con el poder? 

-Esas enormes masas de dinero suben y suben hasta llegar a las gran des empresas financieras y políticas de Ia burguesía. En suma, se mantiene un tablero de ajedrez donde hay escaques peligrosos y otros que son seguros. En los peligrosos están siempre los delincuentes. Esa es Ia ligazón. Y llegamos al otro papel de Ia delincuencia: Ia complicidad con las estructuras policiales en el control de Ia sociedad. Un sistema de chantajes e intercambios en el cual los roles se confunden, como en un circulo. ¿Un informante es otra cosa que un policía delincuente o un delincuente policía? En Francia, Ia clamorosa figura símbolo de esta realidad es Vidocq, el famoso bandido que en determinado momento se convierte en jefe de Ia policía. 

Los delincuentes tienen ademas otra excelente función en el mecanismo del poder: Ia clase en el poder se sirve de Ia amenaza de Ia criminalidad como una coartada continua para endurecer el control de Ia sociedad. La delincuencia da miedo, y ese miedo se cultiva. No por nada en cada momento de crisis social y económica se presencia un “recrudecimiento de Ia criminalidad” y el consiguiente llamado a un gobierno policial. Por el orden publico, se dice; en realidad, para poner freno sobre todo a Ia ilegalidad popular y obrera. En suma, Ia criminalidad funciona como una suerte de nacionalismo interno. Así como el temor al enemigo hace “amar” al ejercito, el miedo a los delincuentes hace “amar” el poder policial. 

-Pero no la prisión. La prisión no consigue hacerse amar. 

-Porque en los mecanismos modernos de la justicia criminal hay un fondo de suplicio que no se ha exorcizado por completo, aun cuando en nuestros días este cada vez mas incluido en Ia nueva penalidad de lo incorpóreo. La nueva penalidad, en efecto, en vez de castigar, corrige y cura. El juez se convierte en medico y viceversa. La sociedad de vigilancia quiere fundar su derecho en Ia ciencia; esto hace posible Ia “suavidad” de las penas o, mejor, de los “cuidados”, las “correcciones”, pero con ello se extiende su poder de control, de imposición de Ia “norma”. Se persigue al “diferente”. El delincuente no está fuera de la ley, pero se sitúa desde el comienzo en el centro mismo de los mecanismos en los cuales se pasa imperceptiblemente de Ia disciplina a Ia ley, de Ia desviación al delito, en una continuidad de instituciones que se pasan Ia pelota unas a otras: del orfelinato al correccional de menares y de ahí a Ia penitenciaría, de Ia ciudad obrera al hospital y de ahí a Ia prisión. 

______

Fuente: Entrevista con Ferdinando Scianna, 1975. 
Disponible en el texto: El Poder, una bestia magnífica. Sobre el Poder, la Prisión y la vida – Michel Foucault

______


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

lunes, 27 de julio de 2015

"El Imperio de los Sin Sexo" Documental. Japón.




Japón tiene el récord mundial de abstinencia sexual, pero la industria pornográfica es muy lucrativa. Un documental revela cómo el número de solteros se ha duplicado, y cómo las parejas mayores no mantienen relaciones. Curiosas deducciones desvela el documental El imperio de los sin sexo, nombre que hace referencia a la película El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima. Según el Instituto Nacional de Sexología Japonés, los “sin sexo” son aquellos que tienen relaciones sexuales con una frecuencia inferior a una vez al mes.




Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

"La Generación Herbívora Sólo Se Ama a Sí Misma" Por Julián Varsavsky



Para muchos jóvenes japoneses el concepto de sexo en pareja es algo obsoleto: prefieren el onanismo o la virtualidad. En Tokio, hay tiendas donde uno puede comprar desde bombachas y tampones usados por cincuenta euros hasta sobres que tienen pelo púbico y frascos con pis o saliva. ¿La sexualidad japonesa se está aplacando o cambia y se moderniza? El cronista Julián Varsavsky recorrió las calles niponas y escribió esta crónica para Anfibia. 

El hombre de traje y corbata sale de su oficina en Tokio, toma el metro al barrio Roppongi, aprieta el botón 7 de un ascensor y entra a una videoteca con cinco mil títulos en DVD. Allí puede elegir una porno común, un video con planos cortos de niñas en bikini, o un film sadomasoquista. Pero quizás opte por un animé donde monstruos hipermusculosos someten a chicas angelicales, ya que los dibujos animados son el género porno más consumido en Japón. Luego, se encerrará con llave en un box para sentarse en un sillón reclinable con botones frente a una pantalla. Pero antes habrá elegido de una vidriera un aparato masturbador desechable de la marca Tenga -que vende millones-, parecido a un tubo de desodorante grueso con silicona lubricada en su interior, simulando la textura de una vagina. En la pared, al alcance de la mano, tendrá una cajita con servilletas. Solamente en Tokio hay 500 de estos negocios. El hombre podrá volver a su casa o quedarse la noche entera en el video-box

Un amigo japonés me lleva a buscar una tienda de artículos para fetichistas, una tarea nada detectivesca en el barrio Shinjuku de Tokio, donde se filmó la futurista Blade Runner. Llegamos a la calle indicada y Haruki mira hacia arriba divisando en el sexto piso de un edificio el cartel de la burusera o “venta de bombachas” en japonés. 

Toco el timbre de un departamento y entramos a un ambiente con forma de biblioteca y pasillos flanqueados por estantes llenos ropa hasta el techo. En este paraíso para misófilos -quienes se excitan tocando ropa sucia- se venden bombachas de todo tipo. Cada bolsa luce una foto de la colegiala con la prenda puesta, la prueba de que es real y está usada -muy usada- y sin lavar para mantener olor y manchas. Los precios van de 20 a 50 euros según la cantidad de días atrás en que la chica se la quitó: dos días, tres días o una semana. Más antiguas perderían valor al atenuarse la fragancia de la juventud. 

Más arriba cuelgan los serafukus, uniformes de marinerita que usan las colegialas, más caros cuanto más prestigioso sea el escudo de la institución. La indumentaria se completa con medias tres cuarto, la corbata y hasta el maletín de cuero con el que una adolescente iba a clase. Una vitrina exhibe sobres con vellos púbicos y frascos con saliva o pis de teens orientales. Y una heladerita conserva tampones usados. Mi amigo le pregunta de mi parte al vendedor sentado en la caja detrás de un vidrio, cómo adquieren estos productos. Pero recibe como respuesta una serie de sonrisas. 

Una virtud muy japonesa es la de no trampear al prójimo. Además el respeto por la ley es estricto en nombre del honor (las leyes funcionan aquí como un código de ética que todos cumplen sin necesidad de muchos controles). Y estos negocios parecen un canto a la confianza y la honestidad de los vendedores, la confirmación de una ética nipona donde el comprador cree ciegamente que esos frascos nada baratos, los llenaron las que se dice que lo hicieron. 

Los fetiches se venden recibo en mano y no parece haber una presión social importante para prohibirlos. Pero el fenómeno no resulta tan masivo como otros: en todo Japón hay unas treinta buruseras. 

Los fetichistas más desconfiados le compran la ropa interior directamente a las lolitas en algún lugar oculto a la salida del colegio. Éstas se la quitan delante de ellos, la garantía máxima de autenticidad. Una variante llamada kagaseya consiste en encuentros en salas de karaoke donde quienes adolecen del lolita complex -obsesión por las lolitas- les pagan a las chicas por dejarlos arrodillarse entre sus piernas y aspirar profundamente los aromas glandulares.

Entro a un hotel cápsula, pago los 32 dólares que cuesta la noche y un ascensor me lleva a un entramado de pasillos con cubículos-dormitorio como nichos de cementerio. Trepo por una escalerita a la cápsula C-188 -más barata por el esfuerzo de subir- y una vez adentro me viene a la mente una imagen menos mortuoria: aquí dormiré como en un tomógrafo. Pero no siento claustrofobia. Los nichos miden 2 metros de largo por 1,25 de alto y 1 de ancho y no son herméticos: la entrada se tapa con una cortina enrollable. 

En los hoteles cápsula la limpieza reina con el sentido radical de la asepsia predominante en Japón. Y en los hechos funcionan como un modelo a escala de una ciudad nipona, un micro Japón que comprime aspectos clave de su cultura, incluyendo las formas del erotismo sublimado. 

Dormir en este hormiguero futurista parece un ejercicio de antropología urbana para observar al hombre-cápsula en acción, a nuestro salary-man que por quedarse haciendo horas extras pierde el último tren y ya no puede volver a casa. 

A medianoche salgo de mi cápsula hacia la sala de TV en el subsuelo con cuatro pantallas en la pared encendidas las 24 horas. Veinte japoneses en reposeras miran televisión: un partido de béisbol, una serie de animé con robots y lolitas, una violentísima película y clips con delgadas chicas en bikini jugando voleibol playero con risitas infantiles y esfuerzos orgásmicos. El hotel tiene pisos para mujeres y otros para hombres. Pero al espacio de TV asisten personas de ambos sexos que bien podrían intentar un acercamiento. Sin embargo los seres-cápsula no se dirigen la palabra; ni siquiera se miran. 

Al lado está la biblioteca con reposeras en lugar de sillas, donde una joven lee ensimismada una historieta del manga Evangelion. Recorro los anaqueles con la vista y no veo una sola novela. Son cuarenta estanterías, cada una con 232 libros del mismo grosor: un total de 9.280 historietas. 

En la mayoría de los mangas y videos de animé aparecen nenas menores y pulposas, al límite de la desnudez, mientras un detalle salvador tapa pezones y genitales, como exige la ley. Ésta permite imágenes aniñadas de voluptuosas heroínas -algunas chorrean “sudores blancos” con cara de placer- siempre y cuando no se vean las partes prohibidas: a veces se las tapan los tentáculos de un pulpo envolviéndoles la entrepierna. En Japón uno podría ir preso por fumar en la calle, pero no tendría problemas legales si compra videos animados con violaciones de menores. Recién en 1999 se prohibió aquí la distribución de videos y fotos de niños reales siendo abusados. Y en 2014 pasó a ser delito tener ese material en casa. La mayor controversia entre los parlamentarios se planteaba si los videos animados y los dibujos de violaciones de menores conformaban delito. La votación dijo “no”. Centenares de miles de fanáticos de ese “género artístico” -también votantes- se habrían sentido molestos. 

Vuelvo en busca de mi cama y descubro en la pared del pasillo una pantallita con el canal porno que no puedo ver en mi cápsula por haber elegido una más barata, sin TV. Me pregunto si será un servicio extra o acaso buscarán tentarme para que pague una cápsula con TV. 

Un peruano encargado de un bar en Tokio me había dicho: “para entender Japón y el papel sumiso de la mujer tienes que mirar un porno japonés”. Le hago caso y observo la pantalla parado en el pasillo: la cámara fija a la altura de la cama enfoca a una mujer atada que lanza gemiditos muy sufridos, mientras un hombre la penetra fuerte y a fondo con cara de piedra, siempre con los genitales pixelados como indica la ley. 

A la mañana siguiente, mientras uso una de las PC para huéspedes, se sienta a mi lado un japonés vistiendo el conjunto beige que, por regla, usamos todos aquí. Estamos tan próximos que veo lo que él mira y quien pase por detrás también. Esto no impide que el señor disfrute videos de mujeres dándoles patadas en los testículos a hombres desnudos, penetrándolos con objetos alargados, caminándoles encima con taco aguja y escupiéndoles la cara. En este caso, al menos, los roles se invierten. 

Luego de una hora nuestro hombre-cápsula parte a encerrarse en su cubículo de 2,5 m³, el espacio privado urbano por excelencia en el Japón posmoderno, donde la sexualidad no puede ser más que de a uno. 

En el baño del hotel tengo a mano cepillos de dientes descartables y lavarropas. Unas vitrinas ofrecen camisas blancas, calzoncillos y corbatas. Como en todo Japón, aquí dentro también se nota una tendencia obsesiva hacia la robotización de la vida. En el restaurante grandes máquinas venden el ticket para los 50 platos del menú, cada cual con su foto. Uno coloca las monedas, sale el ticket y se lo da al cocinero, quien calienta la comida y la entrega por una ventana. 

La expendedora de helados tiene 30 variedades y la de cigarrillos 45 marcas. Los huéspedes se divierten en una sala de juegos electrónicos protagonizados por lolitas en bikini, donde transcurren sus solitarias noches como narcotizados: es curioso ver como se aburren cuando se divierten. Los servicios incluyen sillones a monedita que masajean espalda y pies. Y para acelerar los mecanismos automatizados del consumo, una máquina cambia billetes por monedas. En el mundo capsular uno podría pasarse la vida entera a monedita.

Una luz uniforme en todo el hotel oculta el transcurrir del tiempo ya que no existe contacto visual con el exterior (carece de ventanas). Luego de nueve días en el microcosmos capsular me parece estar en una especie de bunker subterráneo, un confortable refugio nuclear preparado para subsistir largas temporadas, una opción razonable si el accidente de la central de Fukushima hubiese pasado a mayores. En Japón hay 400 hoteles cápsula.

Akihabara “electrictown”, el barrio de las tiendas de electrónicos y de manga y animé, es el paraíso de los otakus, esa tribu urbana con tendencia al encierro cuya vida social se va desmaterializando a medida que se traslada al espacio virtual. 

En una esquina entro al sex-shop M´s, un edificio completo de siete pisos cuya fachada la ocupa una gran vidriera con eróticos maniquíes desde la planta baja hasta la terraza. Adentro se exhiben 8000 juguetes de plástico, cuero, tela, silicona y metal, muchos destinados a suplantar la piel humana en pos de una sexualidad egocéntrica y masturbatoria. 

Por 9.000 dólares, en M´s un pedófilo puede comprar muñecas que replican a menores de edad. Un sector completo ofrece bellísimas niñas hiperrealistas de silicona con pelo humano y 28 articulaciones. Pero al salir a la calle me cruzo con chicas de las tribus urbanas de lolitas -super producidas con el cutis blanco como porcelana- que se parecen mucho a muñecas de verdad. 

En el quinto piso cuelgan en una pared completa vaginas de silicona muy creíbles de mujeres cuyas edades van de 13 a 80 años, según tersura y tamaño. Otras se venden con el nombre de famosas pornstars, reproducidas con la minuciosidad escultórica de Miguel Ángel pero perfectamente penetrables y con brillo de lubricación natural. 

A medida que subo una escalera caracol proliferan robots masturbadores, gargantas felateras, vibradores en forma de Robotech o Hello Kitty, penes microscópicos o de un metro, herramientas sadomasoquistas de la novela Cincuenta sombras de Grey y disfraces de colegiala y sirvienta victoriana. 

Salgo a caminar por Akihabara y en las pantallas publicitarias veo imágenes de lolitas sensuales, un ataque constante a las fibras más profundas del morbo masculino. Fachadas enteras de edificios lucen cubiertas por la imagen de una ninfa inocente y provocadora con su peluche en brazos. Este estímulo libidinal se cuela en carteles del metro, videojuegos, volantes callejeros, la publicidad de un banco y hasta en un satélite que Japón mandó a Venus con la imagen de Hatsune Miku, un holograma que canta y baila llenando estadios con su look de colegiala con portaligas, ojos y pechos enormes y un pelo azul hasta los tobillos. Un fanático de esta teen-idol juntó miles de “firmas” por internet para que la delgada lolita 3D decorara un satélite japonés listo para partir a Venus. Entonces pidió una audiencia con el Ministro de Ciencia, a quien la idea le pareció excelente: a la incorpórea Miku la tallaron en tres discos de platino del fuselaje de la nave que partió al espacio interestelar. 

Una “sirvienta” en minifalda con encajes me invita a subir a un maid-café atendido por chicas como ella, cuyo trabajo es conversar nimiedades con los clientes, dibujarles un corazón de kétchup en la hamburguesa y cantarles canciones con vocecita de niña tonta. En estos bares los clientes apenas pueden hacerle una caricia en la mano a las señoritas, derecho al que pocos se atreven. Solamente en Akihabara hay 40 maid-cafés. 

Asisto a un jardín de infantes para certificar una frase: “desde niños se educa a los japonesitos con rigor militar”. Allí los veo, por ejemplo, formar una fila perfecta y quedarse largo rato sin que vuele una mosca. En la casa los padres les enseñan a obedecer y marcar distancia de los demás sin expresar sentimientos (en mes y medio en Japón nunca vi a nadie darle un beso a otro). En los hogares reina una falta de comunicación asumida como natural. 

Al crecer entran a trabajar en una empresa y sufren el autoritarismo inapelable de sus jefes -las mujeres suelen recibir mucho acoso sexual- y agachan la cabeza ante cada regaño, en el sentido literal del término. La actitud física de la sumisión la observé varias veces: el caso extremo fue en la mega-tienda Louis Vuitton en el barrio Ginza, donde una señora en un sillón elegía a desgano carteras de miles de dólares que le iban mostrando dos empleadas de rodillas, mientras le servían champagne. 

El stress y la soledad alcanzan niveles extremos en esta sociedad y la alienación repercute en la sexualidad. El “síndrome del celibato” –sekusu shinai shokogun- no es oficialmente una patología pero todo el mundo sabe de él. Una encuesta del Instituto Nacional de Población y Seguridad Social concluyó en 2013 que el 60% de los hombres solteros entre 18 y 34 años no tiene novia y el 50% de las mujeres de ese mismo grupo carece de novio. Y la mayoría afirma que tampoco tiene interés en casarse o buscar pareja. 

El porcentaje de solteros entre las personas de 25 a 34 años ha venido aumentando hasta llegar al 53 %, según la Oficina de Gabinete del Gobierno de Japón. Y una encuesta de la Asociación de Planificación Familiar Japonesa concluyó que al 45 % de las mujeres entre 16 y 24 años no les interesa o incluso rechazan la idea del acto sexual (entre los hombres es el 25 %). 

Soshoku-kei es una categoría creada por Maki Fukasawa –cronista de la cultura pop- para denominar a la “generación herbívora”, una idea que se popularizo entre la juventud japonesa, cada vez más inclinada a amarse a sí misma, muy consumista y obsesionada con la elegancia y la estética del cuerpo, quienes no se complican la vida con relaciones amorosas o de tipo carnal. Para éstos el concepto de pareja es algo obsoleto y optan por una sexualidad limitada que tienden a canalizar hacia el sexo virtual. 

Una encuesta de la consultora de marketing M1 F1 determinó que entre un millar de hombres japoneses de 20 a 34 años, casi la mitad se consideraba dentro de la categoría “herbívoros”. 

Así como la pareja tendería a desaparecer, ese mismo riesgo acecha a los japoneses como tales. La tasa de natalidad es decreciente y una de las más bajas del mundo: 1,35 hijos por mujer. La sociedad envejece y ya tiene la tasa de ancianos más alta del mundo: 24,8 %. 

Martín Y., un argentino-japonés residente en Kioto, trabajó en una empresa exportadora con un jefe llamado Toshiro quien lo invitó dos veces a una casa de té en el barrio Gion, con geishas y maikos (aprendices). Al llegar la primera vez la mama-san eligió a dos maikos que les sirvieron sake, cerveza y sushi con suma dulzura y refinamiento. Además bailaron para ellos y tocaron el shamisen, todo por un costo de 4.000 dólares. Ellos conversaban banalidades con las maikos y hacían chistes acerca del tamaño de sus senos, les rozaban el brazo o el hombro y hasta ahí llegaba todo. 

Toshiro, un cuarentón gordito, soltero y pelado, usaba una peluca de 20.000 dólares. Su timidez le impedía bromear con las maikos -bien pagas para prestarle atención- y por eso lo invitaba a Martín, quien por ser mitad latino resultaba muy desinhibido para los parámetros japoneses y rompía el hielo con facilidad ante las maikos. –El caso de mi amigo Toshiro puede sonar un poco extremo, pero en general los japoneses tienen tantos pudores que no saben cómo encarar a una mujer. Ya en el prescolar los separan por sexo de manera clara y se los educa con roles muy distintos. El hombre no está acostumbrado a hablarle a la mujer y no sabe cómo hacerlo. Por eso encontrás tantos solitarios. Pensá que Toshiro se gastaba 4.000 dólares en cuatro horas -era de familia adinerada pero no millonario- nada más que para esto. Y en las casas de té no está contemplado otro tipo de servicio. El lujo de acostarse con geishas se lo pueden dar los dueños de Sony o Nintendo, “sponsoreando” a dos o tres de ellas: les compran una casa y las visitan de vez en cuando. Para Toshiro, en cambio, aquella era la noche más maravillosa de su solitaria vida y se daba el gusto una vez por año –explica Martín, agregando que para eso su amigo necesitaba de él y le pagaba la cuenta. 

El adjetivo japonés Kawaii se refiere a cosas y personas que irradian ternura y belleza, abarcando a la gatita Hello Kitty, los niños y las adolescentes. En los aeropuertos se ven aviones con el fuselaje decorado de Pokemones y Hello Kitties. Esa estética infantil está incluso en el logo de la policía –un ratoncito amoroso llamado Pipo- y es parte del canon general de belleza decorativa. Las lolitas reflejan lo kawaii y se las ve por millares en el barrio Harahuku, muchas con vestido victoriano en forma de campana: carentes de sentido sexual. 

Las lolitas están institucionalizadas a tal punto en la cultura popular, que el ministro de Asuntos Exteriores designó a tres de esas adolescentes como “embajadoras kawaii” ante el mundo para promover esa moda. 

Las efímeras chicas 3D resultan cada vez más exitosas que las de carne y hueso. La casa de las bellas durmientes -la novela del premio Nobel Kawabata- trata sobre la antigua costumbre japonesa de pagar por mirar a adolescentes dormir, un placer que se reconfigura en la posmodernidad con vírgenes virtuales en movimiento como Hatsune Miku: en internet hay más de 100.000 videos creados por sus fans. 

Existe por supuesto otro Japón, ceremonioso y tradicionalista, con miles de personas saliendo a parques y templos en primavera a observar embelesados la floración de los cerezos. Pero al mismo tiempo, cada vez a más personas el erotismo se les va por los senderos que eluden el objeto carnal de deseo, mientras las relaciones humanas parecen ir enfriándose. 

En un mundo hiper erotizado a nivel mediático, Japón va a la vanguardia tecnológica del cyber morbo global. ¿Las endiosadas lolitas digitales reemplazan a la geisha en una sociedad tecno-capitalista con mentalidad aun feudal? ¿Se está aplacando la sexualidad japonesa o cambia y se moderniza? 

La tendencia a la soledad en las metrópolis niponas generó un subgrupo de asociales extremos, jóvenes que no soportan las presiones del sistema educativo y laboral, enclaustrándose en su cuarto de 2×2 metros durante años, mantenidos por sus padres. Los hikikomori o encerraditos, cultores del sexo virtual por internet y consumidores de videojuegos y animé de manera enfermiza, carecen de amigos y no pueden mirar a nadie a los ojos. 

El psiquiatra Takami Saoti , estudioso del fenómeno hikikomori, estima que 1,2 millones de estos ermitaños posmodernos viven encerrados en Japón, un 10 % de la juventud. Y cada vez parecen ser más.

______

Fuente: Anfibia, UNSAM (Universidad San Martín, Argentina)
http://www.revistaanfibia.com/

______


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

martes, 21 de julio de 2015

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Eternal Sunshine of the Spotless Mind) USA



Eje: Subjetividades, Duelo y Melancolía, Delirio, Regresión, negación, trauma Psíquico.  
Título: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Hispanoamérica) 
Dirección: Michel Gondry 
Guión Libreto: Charlie Kaufman 
Música: Jon Brion 
Fotografía: Ellen Kuras 
Protagonistas: Jim Carrey, Kate Winslet, Elijah Wood, Mark Ruffalo, Kirsten Dunst y Tom Wilkinson 
País: Estados Unidos  
Género: Drama 


Sinopsis: 

Una mujer usa los servicios de una empresa para borrar de su memoria todo recuerdo de su ex pareja. Ofendido, el hombre intenta hacer lo mismo que ella, pero el proceso no sucede según lo esperado y el protagonista debe atravesar la gigantesca marea de recuerdos de su propio cerebro para recomponer las cosas.

 

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

lunes, 20 de julio de 2015

Psicoanálisis: ¿Para qué Sirve?


"Psicoanálisis:  ¿Para qué Sirve?"
Por 
César Sinuhé Gómez.

"El Corazón tiene razones,
que la razón ignora"

Blaise Pascal.




Desde el siglo XX con la llegada de Sigmund Freud y la aparición de su descubrimiento "El Psicoanálisis", discurso que revolucionaria los pilares más importantes de la Psicología, Psiquiatría, Antropología, Sociología, Filosofía entre otros, se gesta un paradigma con una nueva forma de aliviar los malestares emocionales y mentales. 

El descubrimiento del "Psicoanálisis", y a su vez del inconsciente, ha permito comprender y revelar la fuente de los malestares psíquicos y emocionales que aquejan a los individuos y que no pueden asumir en su estado consciente, debido a que son desconocidos para ellos, es así, como se traza una línea y ligadura entre lo consciente e inconsciente a través del análisis y la palabra, revelando con ello, los contenidos patológicos y enfermos del inconsciente, pues es ahí donde se encuentran los principales factores de desequilibrio y conflicto emocional, que han sido impregnados desde la edad infantil y manifestados durante la historia por medio de patrones de comportamiento, mermando y deteriorado la vida cotidiana de los sujetos en áreas de la pareja, trabajo, relaciones personales, autoestima, autoimagen, etc. 

La técnica psicoanalítica como un discurso de la palabra, el lenguaje y las tramas históricas inconscientes del sujeto, son utilizadas en alianza entre analista - analizante con la misión de revelar, asimilar y asumir nuevas formas de comportamiento, que fecunden el desarrollo positivo y singular de la personalidad. 

Pero no solo el Psicoanálisis dio su mayor brío y productividad en investigaciones de los procesos mentales, sus beneficios y tratamiento en el siglo XX con Sigmund Freud, ya en el siglo XXI y la contemporaneidad, encontramos grandes teóricos e investigadores como Jacques Lacan inicialmente y posteriormente a Jacques Alain Miller, Eric Laurent, Colette Soler entre otros que han aportado sólidos contenidos al discurso psicoanalítico, con la tarea de hacer frente a la psicopatología de nuestro tiempo, en el territorio de la depresión - melancolía, trastornos narcisistas, histéricos, alimenticios, de ansiedad y la terrible estandarización de la salud mental entre otros, todos ellos a causa de la acelerada y vorágine dinámica social de la actualidad. 

-Algunos beneficios otorgados por la terapia psicoanalítica: 

1. Descubrimiento de las cualidades singulares y fecundas del sujeto, que le permitan mejorar las relaciones con su realidad y el mundo que lo circunda, aliviando con ello sus malestares y dolores emocionales. 
2. Reconocer mediante análisis, los síntomas y rasgos de la personalidad patológicos a nivel inconsciente y consciente, que permitan el establecimiento de superar los conflictos en el trabajo, la escuela, relaciones de pareja o confusión en el estado del animo y la imagen. 
3. Encontrar un sentido autentico y singular por la vida. 
4. Facilitar una auto comprensión y conocimiento positivo del "si mismo" y el exterior, incrementando la fluidez en la dinámica social. 
5. Emancipación de las expresiones, actitudes, comportamientos y deseos (motivaciones). 
6. Formulación de relaciones saludables y aumento del autoestima.


____________ 

Ficha 
Titulo:"Psicoanálisis: ¿Para qué Sirve?" 
Autor: César Sinuhé Gómez S. 
Diario: "El Buen Tono". 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.



____________ 


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

¿Qué es el Psicoanálisis?




¿Qué es el Psicoanálisis? 
Por 
César Sinuhé Gómez S. 


"El psicoanálisis puede trabajar el malestar social pero no busca la felicidad, 
 sino que el paciente encuentre la verdad en su vida y así construya su bienestar". 

Paul Laurent-Assoun. 



Durante más de un siglo el Psicoanálisis ha sobrevivido y emancipándose a diversas metamorfosis políticas, económicas, ideológicas, sociales, históricas, filosóficas y culturales, diversificando y ramificándose en diversas aportaciones críticas y teóricas dentro de su seno paradigmático. Aún con ello, desde sus inicios con Sigmund Freud, el psicoanálisis ha mantenido un discurso claro, fecundo y revolucionario para sus representantes y sujetos que hacen uso de él en la vida cotidiana, estos últimos, con motivo de reducir sus malestares emocionales y así encontrar un sentido singular de sus vidas. 

Para hablar del significado y definición de "Psicoanálisis", veo necesario esbozar brevemente una pincelada que su fundador le otorga, pues es el punto angular de partida en toda labor como analistas.

Iniciaremos con la segunda acepción Freudiana de 1923, la cual denomina al psicoanálisis como "El Método de tratamiento de las perturbaciones neuróticas", que tiene como objetivo, el trabajo mediante el cual, traemos a la conciencia del paciente lo psíquico inconsciente reprimido en él. Es así, como el psicoanálisis se fundamenta como un método para la investigación de procesos mentales prácticamente inaccesibles de otro modo, especialmente para el tratamiento de los trastornos de los neuróticos y estados anímicos. Debido a que los procesos psíquicos son en si mismo inconscientes y los procesos conscientes no son sino actos aislados o fracciones de la vida anímica total. 

Las experiencias traumáticas en la niñez pueden preparar los patrones con los cuales se producirían conflictos mentales posteriormente o en la adultez. Cosas Así, conllevan al mismo sentimientos de inseguridad que sentía como un niño cuando semejantes conflictos paralizaban al individuo, privándole de actual libremente, se dice que esto es neurosis. 

Freud Dividió al espíritu en 3 partes: El "Yo" que es organización y conocimiento y, por lo tanto, esta en contacto con la realidad e intenta hacerla servir a sus fines; El "Super Yo", que es lo que comúnmente se denomina conciencia moral, o sea el conjunto de prohibiciones que han sido inculcadas al hombre en sus primeros años de vida y que luego lo acompañan siempre, también en forma inconsciente; el "Ello" constituido por los impulsos multiples de la libido, dirigida constantemente hacia el poder de la satisfacción. 

Las enfermedades y padecimientos mentales que, por lo tanto, pueden ser curados llevando al paciente, a través de la confesión y de la conversación a reconocer los conflictos de los cuales surgen. A este respecto, el síntoma de una enfermedad debe ser considerado como "un signo y un sustituto de una in lograda satisfacción de un instinto, un resultado del proceso de la represión". 

Del Contraste entre los impulsos de lo inconsciente y las super estructuras morales y sociales constituidas por prohibiciones y censuras acumuladas y consolidadas desde la infancia, nacen algunos de los siguientes fenómenos utilizados para el análisis del paciente en la sesión psicoanalítica, como medio y puente para la compresión de los conflictos emocionales y psíquicos de su vida. 

-Los Sueños, que serian expresiones deformadas y simbólicas de los deseos reprimidos. 
-Actos Fallidos, o sea los lapsus, las equivocaciones, que falsamente se atribuyen al azar. 
-Transferencia, son identificaciones y prototipos de tipo afectivo, que marcaron al sujeto significativamente en su infancia y durante su historia, y que son vividos de manera actualizada y depositada en el analista u otra persona, ya sea con contenidos positivos (ternura) o negativos (rechazo). 

Apuntalando la definición y los contenidos teóricos aportados por Sigmund Freud sobre Psicoanálisis y siendo cuidadosos de no caer en la expresión de un "Psicoanálisis Salvaje", es de gran importancia mencionar y subrayar que el psicoanálisis toma dos vertientes; el primero como "Cura Psicoanalítica", para designar el psicoanálisis como "practica o praxis", respaldado de la mano de Eric Laurent, que lo define como "La practica de la Palabra"; y Segundo, "Teoría Psicoanalítica" para referirnos al psicoanálisis como un cuerpo teórico.

Referencias: 

1. Freud Sigmund. Artículo "Encyclpedie". 1922. 
2. Freud Sigmund. La introducción al Psicoanálisis, Obras Completas II, Madrid. 
3. Freud Sigmund. El Yo y El Ello. Biblioteca Freud Alianza. 2003. 
4. Freud Sigmund. La interpretación de los Sueños. Obras Completas, Tomo IV, Amorrortu, Argentina 2005. 
5. Freud Sigmund. Psicopatología de la vida Cotidiana, Obras Completas, Tomo VI. Amorrortu, Argentina 2005. 
6. Freud Sigmund. Inhibición, síntoma y Angustia, Obras Completas, Tomo XX. Amorrortu, Argentina 2005. 
8. Freud Sigmund. Las perspectivas futuras de la terapia psicoanalítica, Obras Completas, Tomo XI, Amorrortu, Argentina. 
9. Freud Sigmund. Dinamica de la Transferencia, Obras Completas, Tomo XII, Amorrortu, Argentina. 
10. Freud Sigmund. Más Allá del Principio del Placer, Obras Completas, Tomo XVIII. Amorrortu, Argentina. 
11. Freud Sigmund. Conferencia 27- La Transferencia. Obras Completas, Amorrortu, Argentina. 
12. Jean Laplanche - Jean Bertrand Pontalis, Diccionario de Psicoanálisis, Paidos. Argentina 2004. 
13. Principios Directores del Acto Psicoanalítico, "Carta Magna para el psicoanálisis" Eric Laurent, Primer Principio, Tomado de: Escuela de la Orientación Lacaniana, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.


____________ 

Ficha 
Titulo:" ¿Qué es el Psicoanálisis?"
Autor: César Sinuhé Gómez S. 
Diario: "El Buen Tono". 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.



____________ 

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 




Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

Depresión: El Cáncer del Alma en Nuestro Tiempo.



"Depresión: El Cáncer del Alma en Nuestro Tiempo"
Por. 
 César S. Gómez Sánchez. 

"Ser o no Ser,
he Aquí el Problema"

William Shakespeare.



Ante la exterminación del siglo XX y el nacimiento del siglo XXI, he de afirmar la solidificación, existencia y virilidad, de la DEPRESION como una estructura en el modo de interactuar en “nuestro tiempo”, pues ha mutado, adaptado y evolucionado a través de la historia, hasta llegar a ser un CANCER que pasa desapercibido o es asintomático en su génesis y progreso destructivo, en los pilares de la personalidad. 

La depresión se manifiesta como una tristeza profunda y continuada que va acompañada de otras señales como: confusión mental, alteraciones del sueño y del apetito, pensamientos pesimistas, disminución de la energía, sentimientos de culpabilidad y de inutilidad, dificultad de concentración, etc. 

Esta enfermedad tiene tratamiento con terapia psicoanalítica. El psicoanálisis enseña al paciente a averiguar las causas de su depresión, a saber qué problemas emocionales, carencia y frustraciones provocan este estado que generalmente tiene su origen en la infancia. En la depresión hay sentimientos de baja autoestima. La persona deprimida depende excesivamente de la aprobación externa, su autoestima puede descender hasta puntos peligrosos cuando no se siente valorado o reconocido por los otros. En general manifiesta un gran estado de dependencia y sumisión, necesidad constante de suministros del exterior para mantener la autoestima, grandes temores a ser abandonado, con lo cual muy a menudo el deprimido mantiene relaciones poco positivas o destructivas para él con tal de no sentirse solo. 

Las personas con depresiones vuelven con frecuencia a situaciones infantiles, es decir hacen regresiones a la infancia, mostrando de esta manera que es de su propia infancia de donde vienen los conflictos, conflictos y frustraciones no superados, no resueltos en su momento, que implicaban grandes heridas. 

El contenido de las heridas infantiles que precipitan una depresión en el adulto es variable. Pueden ser experiencias vividas como abandono y soledad, el nacimiento de un hermano, separación o disputas de los padres, sentimientos de culpa, etc. Todas estas condiciones predisponen a crear ulteriores depresiones ante circunstancias adversas de la vida. 

La situación actual que puede llevar a una depresión es por lo general un fracaso amoroso, pérdida del trabajo, situaciones de cambio, pérdida de un ser querido, etc. Sin embargo sabemos que no todas las personas ante una situación así caen en una depresión, sino que le ocurre a quién ante esta situación actual ha revivido algo que ya le había ocurrido en la infancia, que permanece olvidado en el inconsciente porque le resultó intolerable. El deprimido tiene la sensación de que el mundo es hostil e injusto para él, se siente vacío y el cuidado de su cuerpo le pesa, llegando a abandonarse en su arreglo personal, o en otros casos, come y compra compulsivamente intentando llenar sus vacíos psicológicos, consiguiendo con esto un alivio momentáneo. 

La persona deprimida se queja constantemente de su suerte, pudiendo llegar a agobiar y a dominar a todos los que le rodean y para conseguirlo a veces actúa con arrogancia y puede convertirse en un tirano generando incluso una gran dependencia de los hijos para no sentirse solo. La discordia con el mundo que le rodea es constante. Hay serias dificultades para manejar los desacuerdos y las diferencias y se vuelve hostil y agresivo porque el mundo no es como él quisiera. Hay pues una mezcla de sumisión, rebelión y fuerzas que se disputan constantemente. 

Finalizado este breve viaje por los contenidos y dinamismo de la DEPRESION, es importante mencionar que el paciente deprimido aprende durante el tratamiento psicoanalítico a valorarse y conocerse a sí mismo, a sostener su deseo, sus aficiones, sus habilidades, no dejando que los demás le destruyan porque ha aprendido a fortalecer su mundo interno y sus valores, deteniendo con ello, en plano secundario, el avance, fecundación y gestación del “cáncer del alma de nuestro tiempo” llamado DEPRESION.


____________ 

Ficha 
Titulo:"Depresión: El Cáncer del Alma en Nuestro Tiempo" 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Diario: "El Buen Tono". 
Fecha: 03-Mayo-2014 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General.



____________ 


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 





Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es