PSICOLOGIA

"La Psicología es un viaje,recorrido y hospedaje constante a las entrañas del ser, donde las valijas tienen un papel preponderante, ya que ahí, se encuentran las herramientas de la Psicología".César S. Gómez Sánchez.

CIENCIA

"Una Ciencia puede perder su validez, cuando los individuos que la representan carecen de conocimientos y estan subordinados a un saber, se estereotipa y se eliminan los caracteres científicos". F. Nietzsche.

PSICOANALISIS

"Es que a una nueva verdad, no es posible contentarse con darle su lugar, pues de lo que se trata, es de tomar nuestro lugar en ella". Jacques Lacan.

FILOSOFIA

"Un Pueblo que no conoce su Historia, esta condenado irremediablemente a repetirla". Marco Tulio.

LITERATURA

"Erotismo y poesía: El primero es una metáfora de la sexualidad; la segunda, una erotización del lenguaje". Octavio Paz.

viernes, 26 de junio de 2015

Enrique López Flores: "Psicoanálisis y Perversión" PDF



"Psicoanálisis y Perversión"  PDF
Enrique López Flores.

Sinopsis:



En la medida en que el psicoanálisis es de interés para todo aquel que se pregunta por su propio inconsciente, presentamos esta especie de introducción al psicoanálisis moderno, poniendo como pretexto la estructura perversa. Para tal objetivo, abordamos varios de los conceptos freudianos, desde la perspectiva lacaniana del lenguaje, para explicar como se conforma la perversión y el psiquismo humano en general. La presente obra se diriae, especialmente (haciendo uso de la denegación), a no especialistas en psicoanálisis y no avezados en la lectura de Lacan; sobre todo psicólogos, filósofos médicos, y profesionales de las letras, el derecho y el lenguaje. Intentamos digerir el saber del psicoanálisis, sobre todo en el ámbito escasamente explorado de la perversión como estructura clínica. Nuestro objetivo sera encontrar la articulación entre las obras de Freud y Lacan acerca de esta estructura y entre los pocos autores lacanianos que se han concentrado en estudiarla. Esperamos que en el ámbito intelectual y académico de nuestro país y del mundo hispanoparlante, podamos llegar a todo aquel interesado en comprender los propios rasgos perversos, comunes a todos los seres humanos. Así mismo queremos dar a conocer y difundir de manera amplia, el campo del psicoanálisis para despojarlo de su velo de misterio y de su fama de fabula científica. Trataremos que quienes lean este trabajo, adquieran elementos que les permitan explicarse esas experiencias psíquicas que otras teorías psicologícas no alcanzan ni siquiera a considerar. 




Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

Martín Eggeel: "Tratamiento del Niño Autista" PDF


"Tratamiento del Niño Autista" PDF
Martín Eggeel


Sinopsis:

Las psicosis infantiles se caracterizan por una gran desconfianza del niño hacia el mundo exterior, que en el caso del autismo puede ser visible desde los primeros meses de vida y empujar al niño a crearse un mundo «sin recurrir a nadie más que a él mismo». Las hipótesis de una génesis orgánica del autismo expli can solamente una mayor fragilidad en estos sujetos a nivel estadístico. Falta explicar por qué la gran mayoría de personas afectadas por cualquier síndrome orgánico al que se atribuye el autismo no son de hecho ni autistas ni psicóticos. Con la hipótesis de la organogénesis, la distinción entre autismo y otras enfermedades con rasgos autistas no tiene ya sentido. El resultado es una verdadera «epidemia» de autismo, es decir, el aumento de casos comprobados al mil por ciento en pocos años. Para afrontar tal «epidemia» se apuesta, sobre todo en Estados Unidos, por importantes inversiones en terapias de tipo educativo-comportamental. Pero los autistas no son discapacitados que deben ser formados, sino sujetos que tienen dificultades a causa de un trastorno que no está localizado en los pliegues del cerebro, sino en lo simbólico. ¿Adónde fueron a parar las investigaciones que tendían a aislar a un grupo de niños para que consiguieran notables mejoras, con un trabajo preliminar que los sostenía y conducía hacia una mejor apertura al mundo? El trabajo sutil con estos niños parece no estar de moda. No se quiere saber qué significa ser autista, tener miedo a cada imposición. En Antenna 112 nos empeñamos en apoyar a estos niños sin forzarlos. Ellos exigen que haya alguien que les dé garantías, un «guardaespaldas» (como lo ha definido un niño autista), que defienda su subjetividad, un «Otro» poco musculoso, que sea curioso y creativo frente a niños tan desarmados y al mismo tiempo tan fuertes.

Descarga AQUI!!!


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

miércoles, 24 de junio de 2015

"Neurosis y Psicosis: ¿Dónde se Inicia lo Anormal?" Entrevista a Jacques Lacan; traducida por Juan Picón.


"Neurosis y Psicosis: ¿Dónde se Inicia lo Anormal?" 
Entrevista a Jacques Lacan 
traducida por 
Juan Picón. 


– ¿Cuál es la diferencia entre neurosis y psicosis? 

Es lo que encuentra en los manuales de psiquiatría. 

– ¿La cura psicoanalítica puede curar una psicosis? Sí. 

– Desde hace quince años sostiene un seminario en Sainte-Anne, después en la École Normale. En el transcurso de los dos primeros trimestres de su año de enseñanza 1955-56, examinó el tratamiento posible de la psicosis. Reprodujo lo más importante de lo que había aportado en ese seminario a través de un artículo publicado en sus Escritos bajo el título de De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis. 

Examino, la cuestión de si el psicoanálisis es articulable a la psicosis. Medio siglo de freudismo aplicado a la psicosis deja el problema a ser repensado todavía, dicho de otro modo, en statu quo. 

– Usted escribe, acerca de Introducción al narcisismo de Freud: “Ha servido para un bombeo, aspirante al capricho de los tiempos del teorema de la libido por el percipiens, el cual es apto así para inflar y desinflar una realidad vejiga.” 

Freud aporta en la primera teoría que el yo se constituye a partir del otro en la nueva economía subjetiva, determinado por el inconsciente: se respondió exaltando en ese yo el re-encuentro del viejo e infalible percipiens y de la función de síntesis. ¿Cómo asombrarse de que no haya extraído otro beneficio para la psicosis que la promoción definitiva de la noción de pérdida de la realidad? 

– ¿Y qué es lo que Freud aportó? 

Para el problema de la psicosis, su aporte alcanzó una repercusión. Esta repercusión es inmediatamente apreciable en el simplismo de los resortes que se evocan en concepciones que se limitan a ese esquema fundamental: ¿cómo hacer pasar lo interior a lo exterior? El sujeto, en efecto, podrá aquí bien reunir un Ello opaco, pero es sin embargo como un yo, es decir de una forma completamente expresada en la orientación psicoanalítica actual, como ese mismo percipiens imbatible, que es evocado en la motivación de la psicosis. Ese percipiens tiene pleno poder sobre su correlato no menos invariable, la realidad, y el modelo de ese poder es tomado de un dato accesible a la experiencia común, el de la proyección afectiva. Puesto que las teorías actuales se orientan por el modo incuestionable a partir del cual el mecanismo de la proyección es ahí aplicado. Todo se opone a eso, nada lo sustenta, principalmente toda la evidencia clínica de que no hay nada en común entre la proyección afectiva y sus pretendidos efectos delirantes, entre los celos del infiel y los del alcohólico, por ejemplo. 

– En lo que concierne a la diferencia entre neurosis y psicosis, de la lectura de manuales psiquiátricos recuerdo más o menos, esto: ¿La neurosis? Es una afección sin base anatómica como lo es una enfermedad “funcional” sin lesión orgánica. ¿Su diferencia con la psicosis? Reside en el nivel de conciencia que tiene la persona sobre su estado. ¿Está esto en la línea de su concepción? 

Si usted quiere. 

– Usted dijo: “¿Cómo asombrarse de que no haya extraído otro beneficio para la psicosis que la promoción definitiva de la noción de pérdida de la realidad?” ¿Está usted seguro de eso? Me sorprende. No comprendo. 

Y bien, eso no me sorprende y no es todo. En 1924, Freud escribió un artículo incisivo: La pérdida de la realidad en la neurosis y en la psicosis, en el que dirige su atención al hecho de que el problema no es el de la pérdida de la realidad, sino que atañe a lo que la sustituye. Palabras vanas, puesto que el problema está resuelto; el negocio de repuestos está en el interior y los tomamos de acuerdo a las necesidades… 

– En su capítulo de los Escritos, De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis 
– dice: “Sea como sea, ¿qué problema pondría todavía obstáculo al discurso del psicoanálisis, cuando la implicación de una tendencia en la realidad responde por la regresión de su pareja? ¿Qué podría cansar a unos espíritus interesados en que les hablen de la regresión, sin que se distinga la regresión en la estructura, la regresión en la historia y la regresión en el desarrollo (distinguidas por Freud en cada ocasión como tópica, temporal o genética)?” 

Preciso en ese pasaje que renunciamos al inventario de la confusión. Está gastado por quienes nosotros formamos y no le interesaría a otros. Nos contentaremos con proponer para su reflexión común el efecto de extrañamiento que produce, a la luz de una especulación que fue condenada a dar vueltas en redondo entre desarrollo y entorno, la única mención de rasgos que son sin embargo el armazón del edificio freudiano, a saber, la equivalencia sostenida por Freud de la función imaginaria del falo en los dos sexos (desesperación durante largo tiempo para los aficionados a las falsas ventanas biológicas, es decir, naturalistas), el complejo de castración descubierto como fase normativa de la asunción por el sujeto de su propio sexo, el mito de asesinato del padre vuelto necesario por la presencia constituyente del complejo de Edipo en toda historia personal, y last but not… el efecto de desdoblamiento que produce en la vida amorosa la instancia repetitiva del objeto siempre a re-encontrar en cuanto único. 

– ¿Cuál es la noción de pulsión en Freud? 

¿Es preciso incluso recordar el carácter profundamente disidente de la noción de pulsión en Freud, la disyunción de la tendencia, de su dirección y de su objeto, y no solo su perversión original, sino su implicación en un sistema conceptual, aquel cuyo lugar marcó Freud, desde los primeros pasos de su doctrina, bajo el título de teorías sexuales infantiles? ¿No vemos que estamos desde hace largo tiempo a distancia de todo esto, en un naturismo pedagógico que no tiene otro principio que la noción de gratificación y su contrapartida, la frustración, en ninguna parte mencionada en Freud? Sin duda, las estructuras reveladas por Freud siguen sosteniendo no solo en su plausibilidad sino en su maniobra, los vagos dinamismos con los cuales el psicoanálisis de hoy pretende orientar su flujo. Una técnica deshabitada no será por ello mismo más capaz de milagros – de no ser por el conformismo por añadidura que reduce sus efectos a los de la ambigüedad de la sugestión social y de la superstición psicológica. 

– En sus Escritos reproduce, bajo el título La dirección de la cura y los principios de su poder su informe del coloquio internacional reunido, por invitación de la Sociedad Francesa de Psicoanálisis, en Royaumont, del 10 al 13 de julio de 1958. Usted dice: “Que un análisis lleve los rasgos de la persona del analizante es cosa de la que se habla como si cayese por su propio peso. Pero al interesarse en los efectos que éste tendría sobre la persona del analista se pensaría estar dando pruebas de audacia. Tal es por lo menos lo que justifica el estremecimiento que nos recorre ante las expresiones de moda referentes a la contratransferencia, contribuyendo sin duda a enmascarar su impropiedad conceptual: piensen qué testimonio damos de elevación de alma al mostrarnos en nuestra arcilla como hechos de la misma que aquellos a quienes amasamos.» Y preciso que no por eso denunciamos sin embargo lo que el psicoanálisis de hoy tiene de antifreudiano. Porque, en eso, hay que estar agradecido de que se haya quitado la máscara, ya que ésta se jacta de superar lo que por otra parte ignora, no habiendo conservado de la doctrina de Freud sino lo suficiente para notar hasta qué punto lo que acaba de enunciar de su experiencia es disonante con ella. Pretendemos mostrar en qué la impotencia para sostener auténticamente una praxis se reduce, como es corriente en la historia de los hombres, al ejercicio de un poder. 

– Ese poder, es el psicoanalista el que lo asume… 

El psicoanalista sin duda dirige la cura. El primer principio de esta cura, el que se le deletrea en primer lugar, que encuentra por todas partes en su formación a tal punto que se le impregna, es que no debe dirigir al paciente. La dirección de conciencia en el sentido de guía moral que un fiel del catolicismo puede encontrar, está aquí excluida cabalmente. Si el psicoanálisis plantea problemas a la teología moral, no son los de la dirección de conciencia, en lo que recordamos que la dirección de conciencia también los plantea. La dirección de la cura es otra cosa. 

– ¿Supone sin embargo directivas? 

Implica, en primer lugar, atenerse a la regla analítica, o sea, las directivas cuya presencia no podría desconocerse en el principio de lo que llamamos la situación analítica, bajo el pretexto de que el sujeto las aplicaría en el mejor de los casos sin pensar en ellas. Estas directivas están en una comunicación inicial planteadas bajo forma de consignas de las cuales, por poco que el analista las comente, puede sostenerse que hasta en las inflexiones de su enunciado servirán de vehículo a la doctrina que sobre ellas se ha hecho el analista en el punto de consecuencia al que ésta ha llegado para él. Lo cual no lo hace menos solidario de la enormidad de prejuicios que, en el paciente, esperan en ese mismo lugar: según la idea que la difusión cultural le permitió formarse del procedimiento y de la finalidad de la empresa. Ya sólo esto basta para mostrarnos que el problema de la dirección, desde las directivas del comienzo, termina por no poder formularse bajo una línea de comunicación unívoca, lo que nos obliga a permanecer allí por un tiempo para esclarecerlo más tarde. Planteemos solamente que al reducirlo a su verdad, ese tiempo consiste en hacer olvidar al paciente que se trata solamente de palabras, pero que eso no dispensa al analista de olvidarlo él mismo. 

_________

Fuente:
*”Neurosis y psicosis, ¿dónde comienza lo normal?, realizada el 13 de mayo de 1968″, publicada en Tonus N° 331, 1968, pp. 2-3. Texto original en francés en http://aejcpp.free.fr/lacan/1968-05-13.htm
**Español: Revista de Psicoanálisis, "En el Margen"

_________


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa: 
Móvil y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

"Hablemos de drogas: Una realidad que debe tratarse en familia" PDF



El objetivo de esta guía es ayudar a familias con hijos adolescentes a abordar el tema de un modo accesible y cercano. Porque la mejor forma de prevenir su consumo es hablando sobre ellas, contempla las diferencias en los puntos de vista entre padres e hijos, y facilita consejos y estrategias para conseguir una buena comunicación. Entre sus objetivos está potenciar la idea de riesgo asociada al consumo de drogas y ofrecer recursos a padres y madres para evitar el riesgo. 

¡Esperamos que sea de utilidad!


Descargar AQUI!!!!


Aportado por "Fundación La Caixa"



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa: 
Móvil y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

"Lobo Estepario" USA


Eje: Instinto de Muerte.
Título: El Lobo Estepario 
Dirección:  Fred Haines 
Producción: Melvin Fishman y Richard Herland 
Guión: Fred Haines Basada en la novela El lobo Estepario, de Hermann Hesse. 
Música: George Gruntz 
Protagonistas: Max von Sydow, Dominique Sanda, Pierre Clementi, Alfred Baillou, Carla Romanelli, Roy Bosier, Helmut Förnbacher y Charles Régnier 
País: Estados Unidos  
Género: Drama

Sinopsis: 

¿De qué extraño ángel o demonio está hecha nuestra personalidad? Qué fuerzas y pasiones ingobernables llevan y traen nuestro yo por tortuosos caminos, más allá de los límites de nuestra conciencia? ¿Por qué el personaje de esta historia que ve cómo decae la sociedad burguesa, carece de energía para oponerse a su destrucción? El espectador de esta película se sentirá atraído por la cautivante genialidad del autor del libro – Hermann Hesse, premio Nobel de Literatura – y por el profundo sentido social de la misma. Hesse posee una hondura filosófica, como si en él se encontraran el vuelo lírico de Goethe poeta y narrador, de un Kant y un Nietzsche explotadores de la conciencia y la razón del hombre. El Lobo Estepario es en suma una obra que señala una época crucial de la mentalidad y conducta humanas.

Descarga de Libro en PDF Aquí!!!


 

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa: 
Móvil y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

IV. Filosofía aquí y ahora: Capítulo 13: ¿Existe la filosofía latinoamericana?



Programa: Filosofía Aquí y Ahora. 
Conductor: José Pablo Feinmann 
Temporada: 4 
Capítulo: 13 
Tematica:¿Existe la filosofía latinoamericana?. 

Sub Temas: 

4A. Pensamiento y Praxis. 
4B. Un Pensamiento Situado. 
4C. Hay una Ontología de la Periferia. 
4D. América Latina y una Praxis Política Diferenciada. 

Sinopsis: América Latina se encuentra en pleno devenir. ¿Qué se hizo en esta región en relación con el pensamiento? ¿Cuál es la filosofía latinoamericana?


 

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa: 
Móvil y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

"Mis Padres, Mi Hermanito y Yo: Complejo Fraterno”


Fotografía
Walk to Paradise Garden,
W. Eugene Smith, 1946. 

“Todo niño viene al mundo con cierto sentido del amor, 
pero depende de los padres, de los amigos, 
que este amor salve o condene”. 

Graham Greene.


"Mis Padres, Mi Hermanito y Yo" 
Complejo Fraterno 
Por 
Psi. César Sinuhé Gómez.


La llegada de un nuevo hermano a la familia siempre representa una gran huella interior para todo niño, contenida de sentimientos de amor, rivalidad, celos, miedo y competencia que son esencialmente importantes de experimentar en todo ser humano, debido a que son pilares fundamentales en la construcción de la identidad y futura forma de sociabilizar y relacionarse con sus semejantes. Este conflicto en la formación del individuo en sus primeros años de vida, recibe el nombre de “Complejo fraterno” según Freud, caracterizado por el temor, miedo y angustia en el niño primogénito de perder o ser desplazado en los cuidados, satisfacción, amor y gratificación de placer por parte de los padres con motivo de la llegada de un nuevo bebe. 

Si, bien el “Complejo Edípico” se diferencia del “Complejo Fraterno”, en cuanto que; el primero se pronuncia en la rivalidad del niño con el padre por la obtención del amor, la gratificación de atención y cuidados de la madre; en el segundo, la rivalidad y celos ya no serán dirigidos al padre, sino al nuevo hermano que le ha quitado el lugar privilegiado de hijo único, este proceso psicológico del niño suele agudizarse e incrementar negativamente con la mala intervención de alguno de los padres en la interacción con los hijos. Un ejemplo del “Complejo Fraterno Agudo”, lo visualizamos en el mito de Abel y Caín donde esta rivalidad y celos es agudizada por la preferencia del padre sobre un hijo y la indiferencia sobre el otro, despertando e incrementando en Caín sentimientos agresivos en contra de su hermano Abel. 

Es por ello, que es importante la intervención positiva de los padres en el “Complejo Fraterno”, mediante la comprensión, amor y aceptación de la existencia de conflictos a nivel familiar, ya que una virtud del seno entre padres e hijos, es la posibilidad de elaborar un amplio aprendizaje en la solución de malestares en sus integrantes, eliminando con ello, sentimientos de desamparo, desconfianza, celos y envidia. 

Síntomas del Complejo Fraterno Agudo en el niño. 

- Llanto sin razón con preguntas frecuentes si es querido. 
- Irritabilidad con negación a propuestas que antes aceptaba. 
- Regresión en comportamiento y lenguaje como si fuera bebe o etapas anteriores. Puede iniciar a chuparse el dedo y masticarse las uñas. 
- Insomnio, pesadillas y terrores nocturnos. Exige la protección de los padres para dormir. 
- Carencia de apetito, dolor de cabeza y estomago. 
- Agresión física y verbal contra los padres, profesores y nuevo hermano a veces disfrazadas de travesuras como es: pellizcar, atragantarlo con comida, y abrazar en exceso para asfixiar (abrazo de oso) 
- Debilidad del sistema inmunológico lo que lo hace propenso a amigdalitis, otitis, resfriados y asma. - Aislamiento y déficit de la atención. 

¿Qué hacer? 

- No mostrar preferencias y comparaciones entre ellos. 
- Otorgar un lugar de importancia y protagonismo para elevar su singularidad y reconocimiento. - Incitar la interacción entre todos los integrantes de la familia. 
- Potencializar sus intereses y preferencias. 
- Escuchar y hablar de él en la familia a la par del nuevo hermano. 
-Solicitar Apoyo Psicoterapéutico. 

Padre: La intervención del padre es fundamental en esta etapa, puesto que al establecer un vínculo íntimo con la familia y el hijo mediante comprensión, tolerancia y amor, otorgará un mayor número de herramientas en el niño para descender el estrés y angustia que le genera la llegada del nuevo integrante. 

Madre: Es importante que el rol de la madre se encuentre sustentado y caracterizado por el amor y la aceptación de las expresiones de angustia y temor en el niño, lo que transmitirá en él sentimientos de seguridad y cobijo.


____________ 

Ficha Titulo: "Mis Padres, Mi Hermanito y Yo: Complejo Fraterno” 
Autor: César Sinuhé Gómez. 
Diario: El Mundo de Córdoba. 
Fecha: 25-Junio-2015 
Región: Córdoba, Veracruz, México. 
Medio: Impreso e Internet. 
Público: General. 
Dirección web: http://www.elmundodecordoba.com/index.php?option=com_content&view=article&id=3792301:csop2n2&catid=216:principal&Itemid=75

____________

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía -Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

domingo, 21 de junio de 2015

"Igualita a Mi" Argentina.


Eje: Síndrome Peter Pan, Parentalidad.

Nombre: "IGUALITA A MI" (2010) 
Reparto: Florencia Bertotti, Adrián Suar, Claudia Fontán y Juan Carlos Galván 
Dirección: Diego Kaplan 
Guión: Juan Vera Y Daniel Cúparo 
Género: Comedia 
Origen: Argentina.

Sinopsis:

Igualita a mi se centra en Fredy (Adrián Suar), un soltero de 41 años que no tiene hijos y vive de noche. Es el arquetipo del playboy, sin un trabajo fijo y eterno seductor de veinteañeras. Una noche, Fredy conoce a Aylín (Florencia Bertotti). Creyendo estar frente a un nuevo affaire pasajero, se encuentra con la sorpresa de que Aylín es su hija y que, además, va a ser abuelo. Esto le cambiará la vida cuando menos lo pensaba.


Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

domingo, 7 de junio de 2015

"Ex Machina". USA



Eje: Psicosis, Delirio, Alienación.
Título: Ex_Machina 
Director: Alex Garland 
Guión: Alex Garland 
Reparto: Domhnall Gleeson, Oscar Isaac, Alicia Vikander, Corey Johnson, Deborah Rosan, Evie Wray, Chelsea Li, Sonoya Mizuno, Elina Alminas, Ramzan Miah. 
País: USA 

Sinopsis: 

Ex Machina es un intenso thriller psicológico que cuenta la historia de Caleb, un programador de 24 años que trabaja en una de las mayores empresas de Internet del mundo. Un día gana un concurso cuyo premio es una semana de vacaciones en la mansión privada del presidente ejecutivo de la compañía. Cuando Caleb llega a la estupenda casa en medio de la nada, descubre que deberá participar en un experimento tan extraño como fascinante en el que interactuará con la primera inteligencia artificial auténtica del mundo que habita en el cuerpo de una preciosa mujer robot.


Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a: 
Celular y Whats app 
271 749 3432 
psicesaricyp@outlook.es

"Sobre el Eros y la Violencia de Género" por José Pablo Feinmann



"El amor es un pacto de dos libertades. Muchos le temen a esto. Creen que el pacto que implica el amor les hará perder la libertad. Pero la libertad está para usarla. 
Somos libres para, desde nuestra libertad, comprometernos, entregarnos. 
La más alta forma del compromiso y de la entrega es el amor, donde mi libertad se realiza y se enriquece con la libertad de la conciencia que se me entrega, libremente, para ser más plena junto a mí. No somos uno. Somos y seremos dos"

José Pablo Feinmann.




Freud, en el más profundo de sus libros, propone que la cultura surge de la represión de los instintos, que esa represión produce un malestar insoluble en las sociedades y que la historia se desarrolla en la modalidad de un antagonismo incesante entre los dos elementos constitutivos de la condición humana: la pulsión de muerte y el Eros. Entregado a un pesimismo que era el de los mejores sujetos de su tiempo (el ensayo es de 1930, sólo tres años antes de la llegada de Hitler a la Cancillería del Reich), termina por confesar el casi imposible triunfo de Eros sobre su enemigo: la pulsión de muerte. La que se establece entre Eros y pulsión de muerte no es una simple relación binaria. Los dos elementos están internamente sobredeterminados. Sin embargo, como tantos otros grandes pensadores, la propuesta es la de la lucha entre el Bien y el Mal. Eros es el Bien. Eros es el amor, la vida, la valoración de los otros. Eros es la lucha contra el sufrimiento y contra la violencia que lo provoca.

Entre los hombres y las mujeres que habitan este cascote que gira alrededor del sol son muchas las relaciones que se establecen dentro del campo del Eros. Eros es la fuerza del amor. El erotismo es el lazo que une a dos sujetos libres, a dos cuerpos sexuados, y hace de ellos una pareja, es decir: una dualidad que forma una unidad en la diferencia. El habitual concepto de pareja expresa eso y algo más: una pareja es la relación de dos seres parejos. El amor es una paridad consentida entre dos sujetos dispares. La pareja, sin embargo, es una ardua construcción. Los seres humanos no son parejos. Y menos los hombres y las mujeres. Pero el Eros impulsa un contrato formidable. El contrato del amor. Yo me entrego al Otro porque lo/la amo. Pero, ¿puedo entregarme por completo al Otro sin perder mi centro, mi identidad? La relación de amor requiere –para ser libre– que los dos sujetos de la paridad se entreguen al Otro sin dejar de ser ellos. Te amo, pero no me pierdo, no me anulo en vos. Te amo, y lo mejor que puede pasarte es que te ame desde mi libertad. Te amo, con mi cuerpo y con todo mi espíritu, que son uno en la pasión. Te amo y ese amor se expresa totalmente en el sexo, cuando el cuerpo vehiculiza toda mi riqueza y me entrego buscando perderme, llegar al éxtasis culminante y hasta perder mi principio individuationis, no ser yo, no tener centro, estallar en ese punto exquisito en que el placer, la muerte y la locura me llevan más allá de mí. Luego habré de retornar. Y te seguiré amando, pero sin perderme en vos.

La relación de pareja raramente es pareja. Siempre uno de los dos ama más al Otro de lo que éste la/lo ama. En el amor, el que menos ama es el que más domina. Hay uno/una que ama hasta perderse en el ser del Otro, del, precisamente, ser amado. El ser amado, el que recibe el amor del que se entrega más, manipula y domina. Ese polo de la pareja, el que se entrega menos, el que mira la relación desde otro lado, es el que la des–equilibra. La pareja sigue, pero se establece una relación de poder. Sobre todo si el que más ama acepta su subordinación, el dominio del Otro, que no necesita dejar de amar para imponer su dominio. Con amar menos le alcanza. La violencia de género surge cuando el hombre advierte que no logra imponer su dominio. Si no logra dominar porque la mujer que lo ama no lo ama totalmente, no se pierde en él, no se anula amándolo, construye un mundo propio, una subjetividad libre, impenetrable a sus preguntas, a sus pesquizas, buscará dominar golpeando.

Aun al costo de repetirnos busquemos precisar estas cuestiones. Bastará recordar que lo que se repite se piensa dos veces. El amor es la libre y apasionada enajenación de la libertad. Es libre porque es el compromiso que establezco con otra conciencia desde una situación sustantiva, lúcida, que nace desde mí y expresa mi autenticidad. Es apasionada porque no es un acto de la razón, o, al menos, no sólo de la razón, sino que exige el compromiso de las pasiones, y el compromiso del cuerpo, que las vehiculiza, expresándolas. En el amor mi libertad se enajena, porque toda relación de amor con otro ser implica una limitación de mi libertad absoluta. No obstante, es desde esa libertad absoluta que he decidido limitar mi conciencia entregándome a otro ser, que también se me entrega, y con el que establezco un juramento, el de amarnos, que nos limita a los dos, pero es también nuestra superación, nuestro ir más allá de nuestra condición solipcista, de nuestra soledad. Amar no es caer, no es enceguecer, no es entregarse a la irracionalidad. Se ama con todo lo que somos. Nuestro amor se construye, se arma, se trabaja con la pasión, la inteligencia, la paciencia y el laborioso, arduo, y deslumbrante conocimiento de la persona amada. Lejos de cegar, el amor es una fuerza de conocimiento. A nadie conoceré mejor que a la persona que amo, y a través de ese amor descubriré acaso las mejores cosas que ignoraba de mí. Y digo mejores porque somos mejores cuando amamos.

El amor es un pacto de dos libertades. Muchos le temen a esto. Creen que el pacto que implica el amor les hará perder la libertad. Pero la libertad está para usarla. Somos libres para, desde nuestra libertad, comprometernos, entregarnos. La más alta forma del compromiso y de la entrega es el amor, donde mi libertad se realiza y se enriquece con la libertad de la conciencia que se me entrega, libremente, para ser más plena junto a mí. No somos uno. Somos y seremos dos. Nuestro pacto está alimentado por la cotidiana renovación del juramento. Nadie se condena a amar ni a ser amado para siempre. Nuestra libertad pone a prueba y fortalece nuestro juramento. Así, el amor es un trabajo cotidiano. Sé que el ser que me ama dejará de hacerlo si dejo de ser el ser de quien se enamoró. Esto no significa que ya no habré de cambiar, sino que hay un pacto esencial que deberá permanecer a través de todos los cambios y aun las sorpresas de la existencia. Cada día seré otro, porque eso me permitirá sorprender, enriquecer al ser amado. Pero, a la vez, cada día seré el mismo porque no habré de traicionar el juramento primero. Hablamos, desde el primer día, un lenguaje que nos expresa a los dos. Ese lenguaje se habla con las palabras, con el cuerpo, con las ideas. Tiene la modalidad de la pasión, de la ternura y hasta de la agresividad. Es único y existe porque lo he creado junto al ser que amo. No es un lenguaje cristalizado, sino un lenguaje que incorpora –cada día– palabras nuevas. Cuando ya no existan las palabras nuevas, cuando el juramento esencial se realice por medio de las viejas palabras, infinitamente repetidas, el juramento será una áspera cosa y no una vivencia lúdica y palpitante. Ahí, el amor habrá muerto. Y cada uno se recluirá en la libertad triste, inútil, estéril, de los solitarios. El trabajo del amor, del amor entendido como creación constante, es sofocar esa posibilidad, impedirla por medio de la razón, de la pasión, de la inteligencia y la libertad.

Que nadie confunda agresividad con violencia. Los amantes pueden agredirse como se agreden los animales al entregarse al acto de la procreación. Los animales no aman. El amor es el acto espiritual más hondo al que pueda acceder el sujeto humano. Los animales sufren como nosotros (de aquí que la violencia contra ellos sea también parte del Mal), pero carecen de la dimensión espiritual del sujeto humano. Esta dimensión espiritual no hace superiores a los seres que llamamos humanos, pues es por ella que amamos y es también por ella que sometemos a los otros al sufrimiento, a la tortura. Los animales no torturan. Que nadie llame “bestia” a un torturador. Repetimos esta propuesta: las “bestias” no torturan. Torturar es parte de la condición humana. Así, también lo es la violencia de género. La violencia machista. El machista se aterroriza ante la libertad del Otro, de ese Otro incognoscible, para él, que es la mujer. Hay un título de una vieja película: el hombre que entendía a las mujeres. Al ser postulada como un sujeto secreto, ajeno a las posibilidades del conocimiento, la mujer se le vuelve sospechosa al hombre que castiga. ¿Quién es ella? ¿En qué recóndito, clandestino lugar, se le escamotea? Aquí nacen los celos. Los celos se basan en la incapacidad de dominar completamente a la mujer, en la imposibilidad de saber de ella todo lo que ella sabe. Si no nos engaña ahora, sin duda nos ha engañado antes. ¿O acaso conocemos su pasado? Sólo lo que ella nos ha dicho. ¿Qué aventura pasajera, que acto gratuito nos oculta? Cierta vez, una amiga me dijo: “Las mujeres no tenemos pasado, tenemos prontuario”.

El agresor machista siempre se escuda en una frase que traslada la responsabilidad a la víctima: “Ellas son las que provocan”. Aquí habrá que reflexionar sobre la relación moda-mujeres-violencia de género. Los capitostes de la moda –los que dictan las leyes de cada temporada, ya que cada temporada la moda cambia para que el consumo aumente– deberán responder por qué durante, al menos, los últimos treinta años, el arte de la moda se convirtió en el arte de desnudar a las mujeres. Los “desfiles de modas” sugieren e imponen ya las transparencias, cuando no el desnudo. Fabulosas mujeres desfilan por una pasarela imposible de abordar y hasta dolorosa de contemplar. Ver la imposibilidad genera ira. Es la codicia irresponsable de un capitalismo también irresponsable de las consecuencias que provoca. Esto habrá que verlo mejor. También la relación entre el cine, la televisión y la violencia machista. Rita Hayworth se hizo célebre cuando Glenn Ford le dio una enorme cachetada que sacudió su cabellera pelirroja en Gilda. Richard Widmark se ganó el estrellato en su debut por tirar a una mujer paralítica por una larga, interminable escalera de un edificio de los años cuarenta.

Por ahora bastará con insistir en esto: el castigador machista busca eliminar la libertad de la mujer. Pero las mujeres, las lúcidas y corajudas mujeres que lo hacen, buscan ser cada vez más libres.  

Posdata: En la plaza se levantó una pancarta que decía: “No quiero ser la mujer de tu vida. Ya soy la mujer de la mía”. Aunque no quieras ser la mujer de mi vida, igual lo serás. Porque no es una decisión tuya, es mía. Con mi amor, con mi deseo, con mi libertad, te elegí como la mujer de mi vida. Si querés ser sólo la de la tuya, todo bien, pero cuidado: la libertad absoluta es la soledad, el encierro en uno mismo. Podés ser la mujer de mi vida aunque no me ames. Sugerencia: Bajen, compañeras, esa pancarta. Es machista. Ningún macho busca una mujer de su vida. El mundo machista es un mundo de hombres."


_______________________________________________ 

*Escrito por José Pablo Feinmann. 07 d Junio de 2015.
*Tomado de: Página / 12, Contratapa.
 _______________________________________________




Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a:
Celular y Whats app 
271 749 3432 
 psicesaricyp@outlook.es

jueves, 4 de junio de 2015

"Esas Raras Mujeres Nuevas" por Colette Soler.


"Esas Raras Mujeres Nuevas" 
por
Colette Soler


Eje: CAMBIOS EN LA SUBJETIVIDAD FEMENINA CONTEMPORANEA. 


Aman a un hombre pero tienen sexo con otro; por otra parte, dudan y dudan –como siempre lo hicieron los varones obsesivos– acerca de cada decisión; buscan a padres que hoy no existen... pero quizá ya no los buscan más. He aquí algunos posibles “fenómenos nuevos” en la feminidad actual.



¿Hay síntomas inéditos en la mujer contemporánea? La “degradación de la vida amorosa”, el desdoblamiento entre el objeto de amor y el objeto del deseo que Freud diagnosticó en los hombres, no parece evitar a las mujeres: la evolución de las costumbres contemporáneas hace aparecer fenómenos nuevos. Hoy, una vez liberadas de la única elección del matrimonio, muchas mujeres aman por un lado y desean o gozan por el otro. Evidentemente, necesitaban escaparse de la picota de la institución de un lazo exclusivo y definitivo, para que se pueda observar que los diversos partenaires de una mujer se sitúan de un lado o del otro: del lado del órgano que satisface el goce sexual, o del lado del amor, y que la convergencia sobre el mismo objeto se realiza como una configuración entre otras. 

Existe otro cambio: son las nuevas inhibiciones femeninas. Me lo explico así; hay inhibición sólo allí donde hay elección posible, incluso imperativa. Allí donde el deseo no está solicitado, allí donde hay sólo impedimento, la duda obsesiva sobre la realización o la decisión no se puede manifestar. La emancipación que multiplica las posibilidades, que permite a la mujer determinarse en función de sus deseos, escoger tener un hijo o no, casarse o no, cuando lo quiere, si lo quiere, también trabajar o no, hace aparecer el hecho de que el drama de la inhibición no es una especialidad masculina. Más aún porque, por efecto del discurso, todo lo que no es prohibido se vuelve obligatorio. Entonces, vemos en las mujeres el mismo distanciamiento ante el acto que en el hombre obsesivo, las mismas dudas frente a las decisiones fundamentales, ante los compromisos definitivos, y particularmente en el ámbito del amor. El hombre –en singular– y el niño, los dos deseados pero aplazados hasta un mejor encuentro, pertenecen a la clínica cotidiana de hoy y son a menudo el origen de una demanda de análisis. Así, la extensión de lo unisexo al conjunto de las conductas sociales se acompaña de una homogeneización de gran parte de la sintomatología. 

Sin embargo, evocaré una configuración típicamente femenina, que me parece a la vez frecuente y muy actual. No una mujer de treinta años, sino más bien una que se acerca a los cuarenta, soltera, que por lo general trabaja, que goza de la libre disposición de su intimidad, y que comienza a percibir que el tiempo pasa y que, si quiere tener un hijo, debe apurarse para encontrar un hombre digno de ser padre, a menos que su elección sea la de tener un hijo sola. La contracepción, unida a la legalidad del aborto, ha separado más radicalmente que nunca reproducción y acto sexual; lo que obliga a las mujeres no sólo a decidir si tener un hijo, sino, a menudo, a asumir la elección del padre –la edad y la esterilidad quedan como únicos factores para introducir a veces un imposible–. Las coyunturas del deseo de hijo han cambiado y engendran nuevos dramas subjetivos y nuevos síntomas. Sin embargo, traen para las mujeres un poder nuevo que, pienso yo, podría tener consecuencias masivas. 

Evoco aquí lo que llamaré las mujeres en el papel de hombre. Diógenes, en su ironía, pretendía buscar a un hombre. Hoy, muchas mujeres buscan a un padre... para el hijo venidero. ¡Nuevas elecciones, nuevos tormentos, nuevas quejas! Las configuraciones son múltiples: busco a un padre, pero no soporto vivir con un hombre; busco a un padre pero los que encuentro no quieren tener hijos; busco a un padre pero no lo encuentro; lo quiero pero no lo imagino en el papel de padre. El paso siguiente consiste en darle la lección al padre sobre lo que debe ser un padre; reprocharse el padre elegido, o no perdonarse haberles dado tal padre a los hijos. 

No se trata de cuestionar las libertades que condicionan la disyunción entre procreación y amor; tampoco se trata de desconocer la escasa libertad para escoger que el inconsciente deja realmente al sujeto. Pero podemos constatar que, de hecho, estas nuevas libertades ponen a las mujeres en una nueva posición que les permite, más que nunca, hacerse juez y medidoras del padre. Así se desarrolla un discurso de la responsabilidad materna potenciada, que va hasta superar la del padre. Ese discurso trasmite algo como una metáfora paterna invertida o, al menos, hace evidente la carencia paterna propia de nuestra civilización, en la medida en que instituye la mujer-madre en posición de sujeto supuesto saber del ser padre. Se percibe muy bien, además, que el “busco a un padre”, como el “busco a un hombre” de Diógenes, significa un “no lo hay”, al menos digno de mi exigencia. 

Madre acusada. 

En el lazo social actual, la madre o su sustituto es, cada vez más a menudo, el compañero preponderante, incluso exclusivo, del niño, o al menos el único estable. Hay una configuración que se volvió bastante común: una madre con su hijo o con sus hijos, a los que eventualmente se suma un hombre –o una serie de hombres que se suceden–, aquel que se llama “el amigo de mi madre”. Las configuraciones concretas son múltiples y variadas, pero la movilidad de los lazos sociales y amorosos da al cara a cara del hijo con su madre un peso nuevo en la historia, y esto no puede ser sin consecuencias subjetivas. 

Hay un discurso previo sobre la madre que la hace objeto vital por excelencia: el polo de las primeras emociones sensuales, la figura que cautiva la nostalgia esencial del hablante-ser, el símbolo mismo del amor. Los ecos vuelven, ciertamente, en los dichos de los analizantes pero, en lo esencial, ellos acentúan otra cosa: la angustia y el reproche. Para situar esta diferencia entre los discursos, evocaré dos ejemplos que tienen el mérito de poner en escena de manera contrastada, entre la madre y el hijo, el imaginario de la castración. De un lado, el dicho de una mujer analizante que recuerda la hija que ella fue para su madre; del otro, el recuerdo emocionado que un hijo guardó de una madre excepcional. 

Ella recuerda: debe tener ocho o nueve años, tiene una magnífica cabellera con dos largas trenzas. Ese día, su madre le anuncia: “Vamos a la peluquería a cortarte las trenzas”. Ella le suplica pero no hay nada que hacer, ¡el sorprendente proyecto de su madre es hacerse un postizo para sí misma! Hoy, la analizante, madre ella misma, guarda todavía en lo alto de un armario ese postizo, que su madre nunca se atrevió a utilizar. La otra anécdota es inversa. Se trata de un hijo que no es analizante pero músico famoso, Pablo Casals. En ese entonces, él vivía en París, por voluntad de su madre que, casi sin recursos, quería para él escuelas dignas de su genio. Un día volvió a casa irreconocible: había vendido su abundante y bella cabellera, alegremente sacrificada a la vocación de su hijo. En este caso, es la gratitud idealizante y la nostalgia del objeto perdido que aureolan el recuerdo. 

Por el contrario, en la asociación libre, en todas las variantes individuales, la madre aparece más bien como acusada. Imperativa, posesiva, obscena o, al contrario, indiferente, fría y mortífera, demasiado aquí o demasiado allá, demasiado atenta o demasiado distante, ella atiborra o priva, se preocupa o descuida, rechaza o colma: es la figura de sus primeras angustias, el lugar de un insondable enigma y de una oscura amenaza. En el centro del inconsciente siempre están las faltas de la madre, incluso a veces, cuando se trata de las hijas, los estragos, dice Lacan. 

Lacan tuvo que polemizar con los adeptos del cuerpo a cuerpo silencioso que, se supone, junta en una unidad primaria a la madre y al hijo. Los poderes del verbo llegan lejos, hasta regular el goce, y la madre es la primera representante de esos poderes, ya que introduce al niño en la demanda articulada, impone la oferta en la cual él se aliena: doble oferta, la lengua en la que va a demandar y la respuesta que viene del Otro. 

Allí es donde la voluntad materna disputa con su amor y el niño puede poner a prueba su autoridad y su capricho. Pienso, por ejemplo, en cierta madre para quien era un honor que cada uno de sus hijos dominara sus esfínteres ya en su primer cumpleaños. El gran principio moderno –opuesto al de Sade– según el cual nadie tiene derecho a disponer del cuerpo del otro, encuentra su tope en esta zona límite del cuidado materno; la primera humanización del cuerpo está abierta a los excesos, a las transgresiones; antes de que entre en juego para el niño la diferencia de los sexos, está en una trampa al “servicio sexual de la madre” (J. Lacan, Escritos 2), en posición de fetiche y a veces de víctima. 

Esta decadencia de la mediación paterna viene acompañada por el incremento de especialistas de todo tipo, como si se entendiera que las madres no pueden asumir solas la humanización completa de su hijo. Son muchos los que se ofrecen para interponerse en la pareja primaria a fin de decir a las madres lo que deben hacer o no hacer. A veces, incluso el mismo pedopsicoanalista, si lo puedo decir, no vacila en presentarse como Otro del Otro materno, para dar consejos a las madres. Es el caso de Donald Winnicott y Françoise Dolto. En realidad, conocemos este proceso desde el famoso caso del pequeño Hans, de Freud: en el momento en que una familia está en vía de descomponerse, el “Profesor” es llamado en la medida en que se presenta una carencia de padre. 

_______________________________________________

*Extractado de Lo que Lacan dijo de las mujeres, de próxima aparición (ed. Paidós).
*Tomado de: Página / 12

_______________________________________________



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E 
Plaza Coyol Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
 psicesaricyp@outlook.es

México: La Revolución Congelada. (Argentina)



Dirección: Raymundo Gleyzer 
Producción: Bill Susman 
Fotografía: Humberto Ríos 
Montaje: Steve Susman 
Sonido: Alicia Juana Sapire 
Año: 1971 
País de Origen: Argentina 
Fecha de Emisión: Lunes 26 de Mayo de 2008.

Sinopsis: 

Un profundo análisis de la realidad socio-política de México, dentro del contexto histórico de la Revolución Mexicana. Incluye material de archivo de los años 1910, entrevistas con campesinos, políticos, intelectuales, clase media, sindicalistas, etc. Escenas de la vida de una familia indígena en Chiapas, sus rituales religiosos, sus cultivos, juicios y escuelas bilingües. El film termina con la masacre en la Plaza de Tlatelolco en 1968, durante las infames Olimpiadas. 



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol
Córdoba, Veracruz, México

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
 psicesaricyp@outlook.es

¿Qué significa ser un Verdadero Revolucionario hoy en día?: Slavoj Zizek


Conferencia Internacional de Marxismo 2009
Bloomsbury, Londres, 
por Slavoj Zizek. 



Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 



Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E Plaza Coyol 
Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
 psicesaricyp@outlook.es

Mannoni, Maud: "El Niño Retardado y su Madre" PDF


"El Niño Retardado y su Madre" 
Mannoni, Maud


La sociedad asigna a los niños "retardados" una categoría y un rol que casi nadie se preocupa por cuestionar. Tal prejuicio alcanza incluso a muchos analistas, para quienes estos niños no son tratables. Causa de angustia para su madre, sometido a reeducaciones de diversos tipos, cuando no recluido en un establecimiento, el débil mental recibe siempre del Otro su verdad y su palabra. Sin embargo, no es exacto que le esté vedado convertirse en sujeto. En este libro se demuestra, por primera vez, que puede participar en una relación psicoanalítica válida. Si esta obra de Maud Mannoni se centra en la dependencia del niño retardado respecto de su madre, es en primer lugar porque de ella ha recibido necesariamente, más que de ninguna otra persona, esa condición de objeto de la que tanto le cuesta desprenderse. También y, por sobre todo, porque no puede hacerlo sin que su madre se sienta ella misma profundamente cuestionada. La aventura del débil mental es, pues, una aventura colectiva. La versión original francesa de este libro fue publicada por Editions du Seuil en la colección "Le champ freudien", dirigida por Jacques Lacan. 

Descargar Aquí..... 

Psicología - Psicoanálisis - Filosofía - Arte - Literatura - Música - Cine 


 


Investigaciones Científicas y Psicoterapia 
Psic. CÉSAR S. GÓMEZ SÁNCHEZ 
Av. 19 Entre Calles 4 y 6 #420 Interior 6E 
Plaza Coyol Córdoba, Veracruz, México 

Cita previa a los Telefonos: 
Celular y Whats app 271 749 3432 
 psicesaricyp@outlook.es